"

El Radón: el cancerígeno que emana de la tierra

Publicado el: 26/04/2021
Por: Montserrat Vega Castillo. Dirección Técnica I+D. Mutua Universal
Lectura estimada 4 minutos
Mapa radón
Fuente: Instituto Eduardo Torroja, CSIC

La península ibérica tiene gran parte de su extensión geográfica calificada como “área de actuación prioritaria” por los niveles elevados de radón. En concreto, España tiene el 17% de su territorio con zonas que pueden superar el nivel de 300 Bq/m3 establecido por la Directiva europea 2013/59/EURATOM y por el Código Técnico de Edificación (CTE).

Según el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) el 70% de la extensión de Galicia, más de la mitad de Extremadura, un área importante de Castilla y León, la Comunidad de Madrid, ciertas zonas de Castilla La-Mancha, parte de los Pirineos y la zona norte de Catalunya, son zonas con niveles de radón peligrosos. Se tratan de subsuelos graníticos o de sablón ricos en uranio que generan gran cantidad de radón.

Se puede consultar el mapa de potencial de Radón del CSN o bien el Apéndice B con la relación de municipios del CTE, para conocer si estás ubicado en una zona de actuación prioritaria y de qué nivel, siendo el nivel II el de riesgo más elevado.


El radón es un gas radiactivo que se genera en el subsuelo y asciende por el terreno hasta alcanzar la superficie penetrando en el interior de los edificios, ya sean viviendas o centros de trabajo, a través de los materiales de construcción como las soleras de hormigón, los muros de carga o directamente por las fisuras. Al penetrar en un espacio cerrado, como los sótanos o plantas bajas, se va acumulando y va aumentando su concentración de manera imperceptible ya que es un gas inodoro, incoloro e inerte.


¿Dónde estás ubicado?

Radón INRS
Fuente: INRS

Es importante conocer si nuestra empresa o vivienda está ubicada en una zona de actuación prioritaria frente al radón para poder valorar nuestra exposición y así poder gestionar el riesgo. Si es así, se recomienda medir la concentración en las plantas inferiores y sótanos de los edificios. La localización, los materiales y la forma de construcción son factores que influyen en los niveles de radón. Las mediciones son fáciles de realizar y de bajo coste.  

Existen medidas sencillas y económicas para reducir los niveles de radón. Posibles soluciones son la extracción del gas radón a través de una conducción o colocar una barrera de protección impermeable al radón en el perímetro del edificio y siempre sellar las fisuras y grietas. Existen documentos que nos ayudan a elegir la medida más adecuada, como la reciente guía “Rehabilitación frente al radón” del Instituto de ciencias de la construcción Eduardo Torroja (IETcc). Aunque el método más efectivo es construir de forma segura frente al radón utilizando las técnicas de construcción establecidas en el DB-HS6 del CTE, que si se aplican en el momento de la construcción será más fácil y menos costoso para prevenir que el radón entre en los edificios.



Obligaciones legales en el ámbito laboral

En el ámbito laboral, la exposición a radón está legislada en España por el Real Decreto 783/2001 que aprueba el Reglamento de Protección Sanitaria contra Radiaciones Ionizantes.  Este RD obliga a los responsables de empresas cuyas empresas están ubicadas en áreas identificadas por sus valores elevados de radón (subterráneas o no subterráneas) a realizar los estudios necesarios para determinar el grado de exposición de las personas trabajadoras y público en general y a declarar, ante la autoridad de industria de su comunidad autónoma, la existencia de fuentes de radiación naturales como el radón en sus empresas.

Hay empresas que pueden estar expuestas a radón, además de su ubicación, por su actividad económica, como son trabajos subterráneos en cuevas y galerías, establecimientos termales o instalaciones donde se almacenen y traten aguas de origen subterráneo, cementeras, etc. que tradicionalmente son más conocedoras del riesgo de exposición a radón y que también están obligadas a evaluar el riesgo y a declarar su actividad.

Gestionar adecuadamente el riesgo de exposición a radón en nuestras empresas y puestos de trabajo es factible y no es costoso, pero para que ello sea posible es necesario un primer paso: que se conozca e identifique el radón como un factor de exposición en las evaluaciones de riesgo. Es imprescindible una mayor divulgación e información sobre la existencia de este riesgo. 

La Directiva europea 2013/59/EURATOM requiere a los países miembros que establezcan un Plan Nacional de Radón y definir una estrategia de actuación para hacer frente a los riesgos a largo plazo. Está previsto que en breve España disponga de este Plan tan necesario para dar visibilidad a la exposición al radón en nuestro país.


Para saber más

El I Congreso Nacional del Radón celebrado el pasado 23 de abril tenía el cometido principal de informar sobre la situación del radón en España. Destacados expertos en el tema expusieron los efectos del radón sobre la salud, su legislación, su detección, así como las medidas de mitigación y de prevención.

Mutua Universal, sensible a este riesgo desde hace tiempo, y sobre el que hemos ido sensibilizando y facilitando información, ha participado en el Congreso abordando la situación actual de la gestión del riesgo de exposición a radón en el ámbito laboral y ofrecemos en nuestro espacio web monográfico sobre radón una amplia selección de recursos y las últimas novedades legislativas.